miércoles, 19 de mayo de 2010

EL CONCIERTO MÁS LARGO DEL MUNDO

*

TOCÓ GUITARRA 100 HORAS PARA EL GUINNESS Y A BENEFICIO DE VICTIMAS DELTERREMOTO EN CHILE

Una nueva marca para el Libro Guinness de los Records estableció en Chubut el guitarrista argentino Guillermo Terraza, al tocar 100 horas seguidas, a beneficio de las víctimas del terremoto en Chile.

El fin de semana viajé a Comodoro Rivadavia, la capital del petróleo, para cubrir El Guitarrazo, que había empezado el miércoles mi amigo Terraza en esa ciudad del Atlántico. A Guillermo lo conocí en Italia en 2003, cuando dirigía la compañía en la que tuve una breve experiencia bailando tango de manera profesional durante los Festivales de Verano en ese país.
El llamado "Concierto Más Largo del Mundo” se realizó en el club de boxeo La Fábrica (en la ex planta de Kenia). Lo acompañaron en forma rotativa otros músicos, bailarines y cantantes, ante un público que también se iba renovando con el correr de las horas.

A las 23.11 del sábado sumó 73 horas y 16 minutos, con lo que destronó al indio Akashap Gupta, quien en 2009 había tocado 73 horas 15 en su país. Guillermo quería llegar a las 120 pero los médicos no le autorizaron más de 106, por lo que se conformó con completar la marca fijada en 100.

En la madrugada del sábado, cuando iban unas 55 horas, cabeceó algunas veces y parecía que su vigilia acababa, pero el público y artistas que lo acompañaban reforzaron su aliento, en tanto médicos y enfermeros le colocaban compresas frías en los músculos que comenzaban a agotarse. En la tarde y noche de ese día llegaron nuevos amigos y colegas y su ánimo pareció renovarse.
Llegada la noche nuevamente entró en una etapa que parecía de transe, como dormido con los ojos abiertos, y en los descansos de 30 segundos entre los temas, hablaba poco y me parecía que hilaba con dificultad las frases.
Después del concierto, me contó que es una técnica de concentración que usa para descansar el cuerpo y mantener la mente despierta; algo así como el "sueño blanco" de los colectiveros y camioneros, aunque menos riesgoso.
Además, acumulaba los cinco minutos de descanso por hora que permite el Guinness para tomarse una hora completa, aunque hasta la madrugada del domingo casi no había dormido y sólo recibía masajes. Después de las 4 de ese día, se tomó su primera siesta verdadera, cuando ya estaba disfónico, con unas amplias ojeras y las yemas y uñas destrozadas, pese a que sus asistentes los cubrían con bálsamos, cicatrizantes y hasta La Gotita.


El domingo a la tarde llegó a las 90 horas y la euforia del publico y amigos parecía renovar sus fuerzas a cada momento. Se levantaba, se envolvía con la bandera argentina, tocaba de pie y animaba a los otros músicos.
A la 1.54 del lunes, el reloj que contaba los segundos -que fueron coreados por el público en el último minuto- pasó de 99.59.59 al cero total, al llegar a su límite de 100 horas, pero él siguió unos minutos más, sin dejar la guitarra mientras lo felicitaban, lo abrazaban y lo besaban.
Luego el escenario y quienes estaban en él fueron regados con champán y, tras recibir el certificado del fiscal del Guinness, Mike Janeta, quien llegó desde Nueva York para el Guitarrazo, Terraza se entregó a un descanso reparador.
Sin embargo, durmió sólo cinco horas y a la noche me invitó a una cena para un reducido grupo de amigos, en la que él cocinó unos fideos con una espectacular salsa de frutos de mar. Creo que está totalmente loco, qué bueno.
Terraza nació en Comodoro y entró al Libro Guinness en 2000, al tocar 36 horas seguidas en esa ciudad. Luego se superó tres veces en Italia -donde reside- al tocar 41 horas en 2003, 42 en 2005, y 50 horas en 2008.
Para obtener fondos durante El Guitarrazo, se colocaron urnas para donaciones, se realizaron sorteos y se cobró 10 pesos la entrada, todo fiscalizado por la Federación de Comunidades Extranjeras de Comodoro, que reúne 23 grupos de inmigrantes. De todos modos, hasta ayer, la Secretaría de Cultura de Comodoro no me supo informar cuánto se recaudó.
La organización estuvo a cargo de la Municipalidad local y contó con el apoyo del gobierno de Chubut, la Federación de Comunidades Extranjeras y el Consulado de Chile.-

Por Gustavo Espeche Ortiz
(Publicado parcialmente por la Agencia de Noticias Télam - Argentina)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada